sábado, 29 de enero de 2011

parte 2..... Las Mesas del Bemebezar ... "Cicatrices que recuerdan la aventura de crecer"..



es hoy, un Sábado diferente, no ha habido madrugon, ni olor a perro, el run-run de la furgoneta roja lo he escuchado de lejos y sin necesidad de despertador los ojos se han abierto de par en par y he tenido que pegar un salto de la cama... con todo el dolor de mi corazon, hoy mi compañero Adolfo y mis valientes solataran sin mi... y yo no se si ellos me hecharan de menos, pero yo cada vez que miro el sol que hace y la hora que es, un escalofrio me recorre la espalda y un nudo me aprieta fuerte en la garganta...

asi que, aqui, al calor de un brasero con las unicas ganas de que este fin de semana termine, me siento delante dun teclado, pera seguir con la crónica que del domingo pasado a un tengo pendiente...

No fue un dia fácil, andube dudando si ir o no de nuevo a las mesas, pero la cabezoneria, o mi sangre inquieta hicieron que al sonar el despertador pusiera pie en firme con las mismas ganas que el sábado... nada más llegar a esa junta de perreros tan peculiar que tiene las mesas, subimos a la suelta anterior, donde Canelillo salio a nuestra espera "no ha tenido que pasar frio ni na' "

cuando regresamos junto a nuestros compañeros, alli estaban ya los guias con sus "leyes indescutibles" debate interesante se inició alli, y es que no se si por el madrugon, por la experiencia del dio anteriror, mi lengua estaba ya inquieta y ante un comentario, no pude más y comence a ladrar.... en la cara de algunos de los perreros, sorpresa por mis opiniones, en aquellos que ya me conocen un poco, simplemente vei un sigue Anita que tienes razon... cuando llego el guarda de esa finca, el único que bajo mi humilde opinion, sabe de lo que habla, se nota que ha pisado cada rincon de esa finca y lo mas importante esta curtido en la dureza del monte... dio las indicaciones pertinentes... (como cambian los guias cuando ese hombre esta cerca....donde habia prepotencia ahora encontramos sumision... una vez mas lamnetable)

la suelta, en un carril, junto a una tapia de piedra que a nosotros nos cuesta subir y a los perros les cuesta seguir... 3 Rehalas en mano... y más de 4 horas de suelta por delante, más de lo mismo... ciervas, una marrana que nos entretubo un rato y nos hizo desear que hubiese dio un macho... y pasos... pasos ligeros, porque las tres de la tarde se nos hechaba encima... impresionantes vistas y en la mente solo ganas de andar ligero... los perros pata aquel que no lo sepa, anda bien delante de sus perreros, para nuestra sopresa llegamos al fin de nuestra mano sobre las tres y media ( a las cuatro menos cuarto deberiamos estar recogidos...hagan cuentas...)

para recoger, algo que ya termino de dar forma a la teoria de la neciedad y poca sapienza de nuestro guia... cogemos un carril donde tropezamos con la suelta de otros compañeros, uno de ellos habia cerrado todas las puertas para evitar mas problemas... preciosa imagen nunca vista 3 rehalas, 6 personas y un carril¡¡¡ Señores esto es Montear jajajaj" ahora pretende que guiemos a nuestros perros como el que lleva un coche, y les digamos, _" mete las cortas y aligera..." y el camino que has recorrido en 3 horas lo hagas para atras en cuanto ¿? en quince minutos¿? RIDICULO...¡¡¡¡¡¡

que triste que mi cronica se reduzca a la pena que me da lo mal que te hace andar esa finca, con lo bien que se podrian aprovechar sus rincones....

en esa recogida, por ese carril eterno, no se aun muy bien como, Jony uno de nuestros perros tropezo con mi mano, o yo tropece con su boca... y bueno, el daño quedo hecho... al ir quitandome el guante, presentia lo peor... pero no¡¡ el dedo estaba alli, con una dentelladita que para lo pequeña que es, el dolor que producia...pense seguir la recogida, pero conforme el dedo se enfriaba el dolor iba en aumento, cogi un carril que me llevo a la junta de carnes, previamente el gui hizo para mi, lo unico bueno del fin de semana, habiso al  guarda para que me recogiera y me llevara al coritjo...

ya los puestos comenzaban la recogida y a "los Luises" (`padre e hijo) los saque de su postura con un buen susto, para que me acercaran a los brazos de mis padres que ya me esperaban para ir al hospital...en ese coche, me daba tiempo a todo, a no pensar en el dolor pero a la vez tiempo para la preocupacion, porque la postura que llevaba el dedo no era nada bonita...

Susto el que nos llevamos todo, la incertidumbre, el no saber...la salida rapida de alli...simplemente la preocupacion, y yo, yo solo con ganas de llegar al hospital.

hoy con todo ya "pasado" mirando de reojo la escayola que en la mano izquierda luzco, tan solo pienso en las ganas que tengo que esto se cure, porque mis valientes y mi compañero hoy los tengo solos... tras el susto, te das cuenta que aquel que  ducha a su caballo, puede ser pisado, que aquel que juega un partido de futbol, puede romperse una rodilla...que simplemente todo aquel que vive con intensidad su vida puede salir algo lastimado, porque como dice alguna cancion... " cicatrices que recuerdan la aventrua de crecer"

en fin, sábado... 11:39 de la mañana, mi compañero se estará colocando sus zahones, mis valientes estarán inquietos en la furgoneta y yo... yo siento esa necesidad de escuchar una ladra, pero para mi tranquilidad, tras la cura de hoy, todo parece ir bien, y el proximo sábado, no estaré frente a un teclado... hasta entonces...paciencia...



3 comentarios:

  1. Si señorita, con un par!! La inmensa mayoría de las chicas de tu edad ven un perraco de rehala y se esconden detrás del primer tio grande que ven (lo se por experiencia), y tu sigues ahí, chorreando, rematando y hasta mordiendo si hace falta, Olé. Eres joven y esa herida es poca quimera. Curará pronto y quedará la cicatriz para que no lo olvides, para contarlo a tus nietos.

    Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
  2. Anita¡¡¡ Cúrate pronto que, sin ti, seguro que tus perros no cazan igual. Un beso, guapa. No sabía nada. José Antonio (miramira).

    ResponderEliminar
  3. Ana, espero que te mejores pronto!!!

    Un beso
    Vero

    ResponderEliminar